MIGUEL ALONSO

Después de su trayectoria como jockey, destacando muy especialmente en la especialidad de obstáculos, Miguel Alonso se destapó en la década de los años ochenta del siglo XX como un preparador extraordinario, dotado de una habilidad y un talento para el oficio fuera de lo común y se ganó el respeto de todo el mundo “fabricando” caballos de calidad sin solución de continuidad, uno tras otro. Nombres como los de Enix, Bass, Servando, Alexandrovich, etcétera, quedan para el recuerdo. Pero dos, sobre todo dos, quedan escritos en letras de oro en la historia de las carreras españolas: el fabuloso Royal Gait, de Manuel Pereira, y Vichisky, de uno de los propietarios con los que más éxitos compartió: Alejandro Calonge.

Precisamente fue el gran año de Vichisky (1988) el que le coronó por primera vez como campeón de la estadística. Y ya llevaba tiempo cosechando éxitos. Con el hijo de Ile de Bourbon, además, ganó su único Gran Premio de Madrid. Volvió a ser campeón en 1994, y luego continuó trabajando hasta 2016, afincado en los últimos años en San Sebastián, después de haber pasado entre este punto y el originario del hipódromo de La Zarzuela por la Venta de la Rubia.

A Miguel Alonso se le reconoce su tremenda genialidad y su enorme personalidad y fuerte carácter. Intuitivo e inteligente, el cierre del hipódromo de La Zarzuela en 1996 probablemente impidió que su currículo se enriqueciera mucho más. Pero su calidad es indiscutible. La foto de Alonso con la chistera en Royal Ascot, donde una decisión insólita e incomprensible de los comisarios le privó de escribir su nombre en el historial de la Gold Cup, lo dice todo.     

MIGUEL ALONSO
Campeón de España
2
Victorias GPM
1